Compártelo

Inicio > FM > Definición clínica y recomendaciones: Pautas diagnósticas

Definición clínica y recomendaciones: Pautas diagnósticas

15/12/2011 | Publicado en: FM

Para formar una definición clínica, el Panel de Expertos para el Consenso adoptó los criterios de 1990 del Colegio Americano de Reumatología que tienen una buena sensibilidad y especificidad y también incluyen un espectro más amplio de las posibles expresiones sistomáticas de la FM.

1. HISTORIA obligatoria de dolor generalizado.

Se considera generalizado el dolor cuando todo lo siguiente está presente durante al menos tres meses:

  • dolor en ambos lados del cuerpo
  • dolor encima y debajo de la cintura (incluyendo dolor lumbar)
  • dolor esquelético axial (espina cervical, pecho anterior, espina torácica o baja espalda).

La implicación de hombro y nalga cuenta para ambos lados del cuerpo. “espalda baja” es el segmento inferior del raquis.

2. Obligatorio DOLOR A LA PALPACIÓN

En 11 o más de los siguientes 18 puntos sensibles (“tender points”):

  • Occipucio (2): en la inserción de los músculos suboccipitales
  • Cervical inferior(2): en el aspecto anterior del espacio intertransverso (los espacios entre los procesos transversos) en C5 – C7
  • Trapecio (2): en el medio del borde superior
  • Supraespinoso (2): en el origen, encima de la espina escapular, cerca de su borde medial
  • Segunda costilla (2): justo lateral a la segunda unión costocondral, en la superficie superior de la costilla
  • Epicóndilo lateral (2): 2 cm. distal al epicóndilo (en el músculo braquioradialis)
  • Glúteo (2): en el cuadrante superior externo de la nalga en el lado anterior del músculo
  •  Trocánter mayor (2): posterior a la prominencia del trocánter
  • Rodilla (2): en el cojín graso medial próximo a la línea articular

3. Síntomas y signos clínicos adicionales:

Además del dolor y la hipersensibilidad obligatorios requeridos para la clasificación investigadora de la FM, muchos síntomas y signos clínicos adicionales pueden contribuir de forma importante a la intensidad de la enfermedad del paciente. Dos o más de estos síntomas están presentes en la mayoría de pacientes con FM cuando buscan atención médica.

Por otro lado, es raro que un paciente con FM tenga todos los síntomas o signos asociados.

Como resultado, la presentación clínica de la FM puede variar algo, y los patrones de presentación pueden eventualmente llevar al reconocimiento de subgrupos clínicos de FM. Estos síntomas y signos clínicos adicionales no se requieren para la clasificación investigadora de la FM, pero todavía son clínicamente importantes.

Por estas razones, se detallan y describen los siguientes síntomas y signos clínicos para intentar ampliar los criterios de dolor obligatorio a una definición clínica de la FM:

  • Manifestaciones neurológicas: A menudo hay alteraciones neurológicas presentes, como músculos hipertónicos e hipotónicos; asimetría y disfunción musculoesquelética que implica músculos, ligamentos y articulaciones; patrones atípicos de adormecimiento y hormigueo; respuesta anormal de la contracción muscular (“muscle twitch response”), calambres, debilidad muscular y fasciculaciones. A menudo hay dolor de cabeza, dolor y disfunción de la articulación temporomandibular, debilidad generalizada, alteraciones en la percepción, inestabilidad espacial y fenómenos de sobrecarga sensorial.
  • Manifestaciones neurocognitivas: Usualmente hay dificultades neurocognitivas presentes. Estas incluyen deterioro de la concentración y de la consolidación de la memoria a corto plazo, deterioro de la velocidad de actuación, incapacidad de hacer multitareas, distracción fácil y/o sobrecarga cognitiva.

Criterios obligatorios del ACR

Reimpresos con permiso de John Wiley & Sons, Inc.

Fatiga: Hay una fatiga persistente y reactiva, acompañada de una resistencia física y mental reducida, que a menudo interfiere con la capacidad del paciente para hacer ejercicio.

  •  Alteraciones de sueño: La mayoría de pacientes con FM experimenta sueño noreparador. Esto es usualmente acompañado de deterioro del sueño, incluyendo insomnio, frecuentes despertares nocturnos, mioclonus nocturno y/o síndrome de piernas inquietas.
  • Manifestaciones autonómicas y/o neuroendocrinas: Estas manifestaciones incluyen arritmias cardíacas, hipotensión mediada neuralmente, vértigo, inestabilidad vasomotora, síndrome de Sicca, inestabilidad de la temperatura corporal, intolerancia al frío/calor, alteraciones respiratorias, alteraciones de motilidad intestinal y de vejiga con o sin colon irritable o disfunción de vejiga, dismenorrea, pérdida de adaptabilidad y de tolerancia al estrés, aplanamiento emocional, labilidad y/o depresión reactiva.
  • Rigidez: Usualmente hay rigidez generalizada, o incluso regional, que es más severa al despertar y dura típicamente durante horas, como en la artritis reumatoide activa. La rigidez puede volver durante periodos de inactividad durante el día.

Notas para la aplicación

  • La Validez de los 2 criterios de dolor obligatorios
  • Palpación digital: se hace el examen con una para el fin del estudio encontró 88.4% de fuerza aproximada de 4 kg/1.4 cm 2 (estandardizar sensibilidad y 81.1% de especificidad. en una escala de peso), que hará blanquearse
  • Enfocar la definición clínica: El siguiente parcialmente la sangre bajo la uña del pulgar. El diagrama de reloj de arena indica los pasos para paciente tiene que indicar que la palpación fue primero estrechar los criterios obligatorios para dolorosa para ser considerado “positivo”. establecer FM y luego ampliar el espectro de “Sensible” no se considera “doloroso”. síntomas y signos y el distrés que pueden casar para establecer la carga total de enfermedad.

Consideraciones generales para aplicar la Definición clínica

  • Determine la carga total de enfermedad del paciente valorando todos los síntomas del paciente y su impacto sobre las demandas, ocupaciones, etc. de su estilo de vida.
  • Coherencia de síntomas: Los síntomas deben encajar en un patrón identificable como FM.
  • Identifique los síntomas secundarios y los agravantes. Se deben anotar la dinámica y las interacciones de los síntomas y los efectos de los factores agravantes.
  • Cuantifique la severidad de los síntomas mayores y su impacto sobre el estilo de vida. Si se completan más o menos cada 6 meses la tabla de severidad sintomática y perfil de jerarquía de severidad, ayudará a orientar el tratamiento, valorar su efectividad, y ayudará para valorar el pronóstico y la incapacidad. Se debe comparar el impacto sobre el estilo de vida con la salud premórbida y el nivel de actividades del paciente.

Tu comentario

Exprésate con total libertad sobre este artículo. Sólo necesitamos verificar que no eres SPAM con una dirección de correo válida